Un gran viaje

La vuelta al mundo de Jorge Sierra

Las III jornadas de los grandes viajes organizadas por ungranviaje.org, tuvieron lugar los pasados 17 y 18 de abril en la biblioteca Jaume Fuster, en la Plaza Lesseps. Entre las actividades ofrecidas destacaron numerosas conferencias de expertos viajeros, que relataron a los ahí presentes sus aventuras, consejos y reflexiones personales. 

Jorge Sierra

-Uno de los organizadores de las jornadas presentando a Jorge Sierra – Foto por Cristina Knight

Uno de ellos fue el gallego Jorge Sierra. A la una del mediodía el joven de 30 años se sentó delante del público para contar sus aventuras tras cuatro años dando la vuelta al mundo en compañía de su “Naranjito”, un 2cv del color de su nombre. Después de terminar la carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones y una vez metido en el mundo laboral, un Sierra de 25 años nota que algo va mal en sí mismo, por lo que decide cambiarlo y cumplir uno de sus sueños: dar la vuelta al mundo. Su plan parecía sencillo: montar un coche 2cv y aventurarse en un viaje que recorrería todos los países en un año y medio. En esta expedición contaría con otros tres amigos.

Hasta entonces Jorge no se consideraba un viajero experto. Solamente había hecho un fallido Camino de Santiago desde Francia, que no pudo acabar por cuestiones de salud. El hecho de no haberlo terminado fue probablemente la principal razón que le llevó a no tirar nunca la toalla en todos los problemas a los que se enfrentaría después.

El viaje que el coruñés llevaba planeando durante tantos meses le dio varias sorpresas inesperadas. Una de las más agrias fue la decisión de sus compañeros de viaje de volver a sus respectivos hogares. Este fue uno de los momentos más duros para él, ya que se encontraba a menos de la mitad de camino y sin saber si sería capaz de enfrentarse en solitario al mundo. Finalmente siguió y fue ahí cuando realizó una de sus primeras reflexiones: para cada problema hay una solución; si uno tiene un problema grande, éste vendrá acompañado de una solución grande, y si uno se encuentra ante un problema pequeño, tendrá una solución pequeña también. Palabras inspiradoras para muchos de los ahí presentes.

De lo imposible a lo real

En muchas ocasiones la ansiada vuelta al mundo de Jorge parecía algo imposible, ya que se encontraba con muchos obstáculos, desde fallos técnicos de su acompañante, “Naranjito”, a detenciones por ser un supuesto espía. Cada vez que salía de estas situaciones, el gallego se daba cuenta de lo fuerte que se hacía y la madurez que esto le aportaba. Poco a poco se daba cuenta de que lo que parecía un viaje imposible se estaba convirtiendo en algo real.  En definitiva, en el caso de este aventurero se puede ver un claro ejemplo del cambio que aporta el viaje en una persona, que realmente se aprecia una vez éste ha terminado

Anuncios