China, la perla de oriente

Con una cultura milenaria y una historia llena de sobresaltos, China es un país que todo viajero (o al menos el qué se considere así) tiene que tener en mente para visitarlo algún día. Ahora mismo este país es uno de los mejores ejemplos que representa esta carrera hacia la modernidad en la que se han sumergido muchos países, con ciudades llenas de rascacielos o tecnología punta que se puede encontrar en los lugares menos insospechados. Toda esa modernidad comparte sitio con la China más tradicional, la de las ciudades antiguas y los templos milenarios, que aunque una vez se quisieron destruir todos, por suerte todavía continúan en pie y hacen tan especial a ese rincón del mundo.

La China del s.XXI

Desde el 2002, el ex presidente Hu Jintao y el ex primer ministro Wen Jiabao realizaron más esfuerzos para paliar las desigualdades y la pobreza de las zonas rurales, aunque este sigue siendo uno de los grandes retos del país, junto con la reforma del Partido Comunista Chino.

China ha situado el desarrollo científico en el centro de su crecimiento, razón por la cual ha enviado al extranjero a decenas de miles de estudiantes para formarse.

Vista de Hong Kong. Raimon Moreno

Vista de Hong Kong. Raimon Moreno

El país desempeña un importante papel internacional como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y con su decidido protagonismo de influir económica y diplomáticamente en África y Sudamérica. Sin embargo, se muestra indeciso a la hora de asumir el papel más relevante en asuntos internacionales. Su prioridad por mantenerse neutral, pero siempre amistoso y competente, también puede estar a prueba: crisis como la siempre situación en Corea del Norte, las ambiciones nucleares de Irán y las disputas por los recursos minerales de África y energéticos en todo el mundo sin duda le obligarán a tomar partido.

El nacionalismo se ha convertido muy popular en el país. Lo que no significa que exista xenofobia o un sentimiento antiextranjero, aunque las actitudes contra Japón son fáciles de encontrar. Con todo, es manifiesto que el pueblo considera que el momento del país ha llegado y que hay que oponerse a los intentos, ya sean por parte de Occidente o de Japón, de que China no desempeñe un papel destacado en la región. De momento, en su larga historia el país comienza a recuperar la importancia de otros tiempos.

Qué hay que visitar

Pekín, Shanghai y Hong Kong son la muestra más precisa de la ambición de la China moderna, por eso son destinos que todos los visitantes tienen que tener en cuenta si quieren visitar este país.

Vista de Shanghai. Raimon Moreno

Vista de Shanghai. Raimon Moreno

Otros sitios que el viajero necesita tener en cuenta son los lagos montañosos del Tíbet, los impresionantes desiertos de Mongolia Interior, las diferentes islas que forman Hong Kong o ir en bicicleta en las montañas místicas de los alrededores de Yangshuo.

Dunas del desierto del Gobi. Raimon Moreno

Dunas del desierto del Gobi. Raimon Moreno

También se tienen que tener en cuenta las terrazas de arroz que pueblan el sur del país, subir las dunas de arena de la región de Gansu, rememorar la historia caminando por la Gran Muralla, perderse en bosques de bambú, navegar por las impresionantes gargantas o bellos ríos, y hasta relajarse en una playa tropical de la isla de Hainan.

Cocina

El viajero no tiene que irse de China sin probar el pato pekinés, comer el kebab de cordero de Kaifeng o un plato de fideos en Lanzhou recordando el camino de la seda. También se tiene que probar la comida picante de Hunan o Sichuan y las especialidades culinarias que hay en las regiones fronterizas.

Cuándo visitar el país

Al ser China tan grande, hace que tenga climas muy diferenciados. En invierno, el norte es gélido y seco y a veces las temperaturas pueden desplomarse hasta los 30 grados bajo cero, mientras que en el sur las temperaturas son de suaves a frescas, menos la isla de Hainan que goza de clima tropical todo el año.

De primavera a verano, las temperaturas suben en todo el país, haciendo que el norte sea muy caluroso y húmedo. En el centro y el sur también hace mucho calor, y aunque llueva no es el período más húmedo del año.

De finales de verano a principios de otoño las temperaturas empiezan a desplomarse las temperaturas en el norte, mientras que en el centro y el sur continúa haciendo calor aunque el tiempo es más húmedo, ya que es normal que los tifones golpeen la costa de estas regiones.

Cómo ir y cómo moverse por el país

Desde Barcelona y Madrid se puede volar directo con Air China a Pekín, aunque el resto de ciudades europeas importantes tienen más conexiones a China, o sea que no es mala idea hacer una conexión en alguna ciudad de Europa para llegar al país asiático.

Para moverse dentro del país, lo más recomendable es usar el tren rápido porque es más económico que el avión y además, con su rápida expansión, llega a muchas ciudades de China. A continuación un link para conocer mejor las diferentes rutas que hay: http://www.seat61.com/China.htm#.VUiUmKlSmxw

Pero si el viajero prefiere ir en avión, China también cuenta con numerosas líneas aéreas que cubren prácticamente todas las zonas del país. Las más populares son Air China, Hainan Airlines, China Eastern y Southern China. Un buscador para encontrar vuelos económicos en China es el siguiente: http://es.ctrip.com

Más información

A continuación encontraréis links por si queréis profundizar más en este país.

http://www.chinaviva.com/cultura/historia.htm

http://www.tempsdoci.com/datos-china

http://www.iberchina.org/index.php?Itemid=38

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s