Viajar para vivir: sentir, prosperar, aprender de los demás y conocerse a sí mismo

9788461304813_gPasaporte hacia ningún lugar. Una vuelta al mundo sin destino” (Barcelona, 2009) es el segundo libro de dos viajeros auténticos, Xavier Molins y Carme Corretgé, en su nueva vuelta al mundo. Nos encontramos con dos personas para las cuales la palabra “viajar” es un sinónimo de “vivir”. Ambos viajeros nos narran sus vueltas al mundo, la de esta vez hecha durante ocho meses por la República Dominicana, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Estados Unidos, Malasia e Indonesia. Durante este largo camino, que se describe en orden cronológico, nos encontramos con situaciones habituales, problemas sugeridos, sucesos locales…¿Acaso no se necesita esto para comprender bien a un país? El título del libro habla por sí mismo, nos atrae a primera vista y nos encontramos con que el índice está compuesto de capítulos llamados según las situaciones que han vivido los autores. Cortos pero muy atrayentes, nos van prometiendo una historia excitante según sus estancias en diferentes lugares. Sin embargo antes de empezar a leer puede parecer que el contenido consista en una descripción de los lugares visitados por nuestros viajeros, narraciones de la naturaleza, arquitectura, costumbres y otros componentes del viaje. Asombrosamente, no había nada de esas cosas triviales. ¿Eso es malo o bueno? Decide el lector. El libro de Xavier y Carme no es un libro ordinario de viajes. Aunque sea una frase muy utilizada, hay argumentos de peso para usarla en el caso de Pasaporte hacia ningún lugar…. Y no sólo por la razón de que el libro no incluye descripciones enteras de paisajes y lugares de interés, sino que no tiene como objetivo promocionar un país. Lo único que hacen los autores es compartir su experiencia y la describen de manera muy natural. Los viajeros muestran la esencia de los países, ciudades, pueblos, sin tapujos, con todas sus imperfecciones y riesgos. Nuestros aventureros durante sus viajes intentan acercarse más a los lugareños, siempre hacen contactos con soltura, respetan las culturas, colaboran con comunidades en proyectos, usan transporte público y nunca tienen prisa. El lenguaje usado en el libro es igualmente sencillo, no pretencioso. Lo que tiene como resultado es que el lector se va descubriendo en el ámbito de un destino descriptivo, y pasa tanto momentos agradables como difíciles junto a Xavier y Carme. La vuelta al mundo que habían emprendido Xavier y Carme tiene todas las razones de ser llamado viaje sin prejuicios. Pasaporte hacia ningún lugar… sin duda va a interesar a cualquier persona que quiera colgarse la mochila al hombro sin tener claro su objetivo, ni destino preferido en su viaje. Porque para él, un aventurero, un buscador de impresiones, un arriesgador, le da igual a qué parte le lleve su camino. En cambio, lo que es importante son los propios caminos. El sentido es disfrutar la ruta, sabiendo que en cada rincón de este mundo se encuentran caminos inexplorados. Así que podemos decir con certeza que el relato de Xavier y Carme es la invitación a viajar. Mejor dicho, es un reto para emprender una aventura. Prácticamente es una lección de supervivencia. Una constante superación de obstáculos. De este modo, tiene de todo: de risa -siempre con humor fino- , de tensión, de tristeza, de autocrítica, de decepción y, por supuesto, de esperanza. Cada fracaso que tenían los viajeros en su largo camino lo aceptaron como una vía hacia un nuevo horizonte. “Las cosas siempe ocurren por algún motivo” dicen los autores. Así es como debemos pensar todos. No existe una derrota. Solo hay una consecuencia de sucesos que llevan al triunfo.

Con los autores de

Con los autores de “Pasaporte hacia ningún lugar…” en Jornadas de los grandes viajes.
De izq. a der.: Xavier Molins, Carme Corretgé y Anastasia Ovcharova (autora de la reseña).

Xavier y Carme a través de relatar su experiencia dieron las claves básicas para emprender un viaje exitoso. Lo importante es abrir tu mente a todo que está sucediendo, ir hacia lo desconocido, a veces afrontar el peligro, respetar a la gente y su cultura, y lo principal, es siempre ser sincero. Ésta es la fórmula. Y todo es mucho más sencillo de lo que parece en un principio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s