La última frontera de los viajes: el turismo espacial

El sector del turismo sufrió una gran revolución después de la última guerra mundial, ya que empezó a ser masivo. Aunque al principio solo podía viajar una clase media que en esos momentos se empezaba a crear, en las últimas tres décadas hemos vivido la gran revolución, dónde todos los países del primer mundo empezaron a exportar turistas en masa a partir de los años 80 del pasado siglo, y ya, en éste, se han juntado también los turistas de los países en vías de desarrollo. Pero puede que ésta no sea la última revolución turística que veamos, porque puede que estemos a punto de ver la última frontera que romperán los viajes: el turismo espacial.

virgin-galactic

La idea de los viajes al espacio apareció primero en los años 90, pero no fue hasta ya la década de los 2000 en que la idea surrealista empezó a ser más real. En ésa década ha habido un total de cinco turistas espaciales. Aunque cada vez hay más empresas que quieren organizar viajes más allá de la tierra, estos primeros volaron con compañías gubernamentales como la NASA o la ESA. La razón que no volaron en instituciones públicas está en que después de la guerra fría (durante el conflicto la URSS y los EEUU gastaban grandes cantidades de dinero en sus proyectos espaciales) los gobiernos de las principales potencias dejaron de dar tanto dinero a estas compañías e instituciones, por lo que tuvieron que buscar financiación en otros lados, como es el caso el turismo espacial.

turismo-espacial-01

Pero ya en esta década, están floreciendo muchas empresas de viajes espaciales, y a veces de viajes de solo ida, como la empresa holandesa que quiere enviar más allá de 2020 a un grupo reducido de colonos a Marte para que pasen allí el resto de sus vidas. También hay otras que por suerte ofrecen viajes de regreso como Virgin Galactic (http://www.virgingalactic.com), que está cerca de empezar sus operaciones, haciendo un viaje de más o menos una hora a unos 100 km de altitud (a esa altura se considera que uno entra al espacio) donde los pasajeros pasarán 6 minutos sin ningún tipo de gravedad.

Por eso, puede que estemos en el comienzo de una nueva revolución del turismo, aunque de momento, estará al alcance de muy pocos por sus altos costes, pero quién sabe, puede que en los próximos decenios o siglos podamos escalar el Monte Olympus en Marte, observar las manchas rojas de Júpiter desde alguna de sus lunas o desplazarnos hacia otros mundos de otras galaxias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s