Moscú en cuatro trazos

Aunque mucha gente todavía piense de Moscú como una ciudad fría y sin alma, la verdad es que desde la caída de la Unión Soviética la ciudad se ha desarrollado de una forma frenética hasta convertirse en una de las ciudades más vibrantes del mundo, pudiéndose comparar con Nueva York, Londres o Tokio. Realmente Moscú nunca duerme. Uno puede ir de compras a altas horas de la madrugada, tener cenas muy tarde o disfrutar de las famosas saunas rusas, sin olvidarse de la gran oferta nocturna que ofrece la capital rusa.

Image-1

Además, se respira mucha historia, como por ejemplo uno puede andar por la Plaza Roja rememorando los antiguos desfiles militares soviéticos, o hacer una visita a Lenin en su mausoleo. Uno también puede pasear por la plaza Lubyanka, dónde había la antigua prisión de la temida KGB (ahora ocupada por los servicios secretos rusos, el FSB) o pasar justo al lado del Palacio de Congresos del Kremlin, que es dónde se reunía el Soviet Supremo y dónde el 25 de diciembre de 1991 se disolvió la Unión Soviética y dio nacimiento a la Rusia que conocemos hoy en día.

Image-1 (2)

Otro de los aspectos con los que cuenta la ciudad son sus numerosos espacios verdes. Uno de los más conocidos es el parque Gorky, que se encuentra en el centro de Moscú, y su forma alargada hace que vaya al lado del río que lleva el mismo nombre de la ciudad, Moscú. Si se continúa hasta el final del parque se puede llegar hasta la colina de los gorriones para disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad. Otro parque famoso es el VDNH, construido para rememorar a todos los astronautas rusos. En él se puede disfrutar de arquitectura de la época soviética con diferentes esculturas y pabellones que se utilizaban para albergar ferias de todo tipo. Otro parque de visita obligada es el de Kolomenskaya, dónde se puede disfrutar de uno de los palacios más peculiares de los zares ya que está hecho solo de madera y al mirarlo recuerda un castillo de los cuentos de hadas.

Image-1 (4)

Otra de las cosas a disfrutar en la capital rusa es ir a algunos de sus teatros, como el Bolshoi o Stravinsky para disfrutar del ballet o la ópera. Un buen consejo es comprar la entrada con uno o dos meses de antelación ya que estos espectáculos siempre se llenan.

Image-1 (3).jpg

También no se puede dejar Moscú sin ir a una de sus típicas Banyas, dónde la gente puede relajarse en las saunas y después saltar a una piscina congelada. Aunque el contraste de temperaturas es muy grande, los beneficios medicinales para la salud son muy altos.

En definitiva, Moscú es una ciudad para disfrutarla. Además, sus extensas líneas de metro hacen que sea muy fácil desplazarse por la ciudad, y como pasa en el caso de San Petersburgo, uno puede disfrutar de la arquitectura y decoración de las estaciones, como es el caso de la estación Mayakovskaya, una de las más bonitas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s